6 razones por las que viajar es bueno para ti

Meditación. Una buena noche de descanso. Sabes que todas estas cosas son buenas para ti (incluso si no siempre las incorporas a tu rutina diaria). Una adición vital a esa lista es el viaje, que ofrece una gran cantidad de beneficios para la salud en su mente, cuerpo y alma.

Cualquiera que haya viajado fuera de su zona de confort puede atestiguar la emoción que se siente al estar en un nuevo entorno. Como ha demostrado la investigación, viajar no solo es emocionante; También ofrece los siguientes seis beneficios para la salud.


1. Promueve la salud del corazón

Viajar promueve la actividad física, ya sea apresurarse por el aeropuerto, caminar por las calles de una tierra extranjera o escalar una montaña. El movimiento físico disminuye la presión arterial y el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

De acuerdo con la información recopilada en el Estudio del corazón de Framingham, un estudio histórico que se extendió a lo largo de 20 años, las mujeres que pasaban sus vacaciones solo cada seis años o menos tenían casi ocho veces más probabilidades de desarrollar una enfermedad cardíaca o de tener un ataque cardíaco En comparación con las mujeres que viajaron al menos dos veces al año.

2. Mantiene la mente aguda

Viajar también puede promover la salud del cerebro y mantener la mente aguda. Cuando su cerebro se introduce en nuevas experiencias y entornos (lo que sucede durante el viaje, esencialmente) se ve desafiado y aumenta la capacidad de recuperación a nivel celular, por lo que la enfermedad degenerativa puede retrasarse. Se ha demostrado que este aumento en la estimulación cognitiva debido a la exposición a la novedad mejora tanto la memoria como la concentración, particularmente en individuos con demencia. De manera similar, cuando viajas, interactúas con estímulos novedosos en forma de nuevas personas, culturas, situaciones y experiencias, que pueden contribuir al retraso en el inicio de la enfermedad degenerativa. 

Nota: si bien es posible que desee frecuentar el mismo lugar de vacaciones cada año, cambiar el destino le permitirá a su cerebro obtener los beneficios que se derivan de diferentes actividades y ubicaciones.

3. Mejora la creatividad

Resulta que los escritores tienen buenas razones para viajar a un país diferente en busca de inspiración y motivación para su próxima novela. Las vías neuronales del cerebro están influenciadas por el entorno y la experiencia (la adaptabilidad del cerebro también se conoce como neuroplasticidad), lo que lleva a los investigadores a creer que los viajes pueden provocar sinapsis en el cerebro y mejorar la creatividad.

Un estudio publicado en el Journal of Personality and Social Psychology encontró un fuerte vínculo entre la creatividad y las inmersiones de los viajeros en culturas diferentes a las suyas. De acuerdo con el estudio, cuanto mejor se comprometa y se adapte a las nuevas culturas, más creativo y profesional será su éxito. Para realzar realmente la creatividad, el autor enfatiza la importancia de sumergirse en nuevas culturas, en lugar de simplemente cambiar su ubicación física.

4. Alivia el estrés y aumenta la salud mental

La reducción del estrés es uno de los beneficios más importantes de los viajes, según la Coalición Mundial sobre el Envejecimiento. Según una encuesta de Expedia, el 89 por ciento de los vacacionistas descubrieron que podían dejar de lado el estrés y simplemente relajarse después de solo uno o dos días de viaje. Salir de sus rutinas diarias y en nuevos entornos restablece tanto su mente como su cuerpo, lo que resulta en un importante alivio del estrés .

Por otra parte, las actividades de ocio, como al viajar, pueden disminuir los niveles de depresión y mejorar el funcionamiento psicológico. Puede experimentar un aumento en la felicidad incluso mientras planifica un viaje (hasta ocho semanas antes de partir a su destino). Tener algo que esperar, incluso si es un viaje de dos días, puede ser gratificante. Es probable que los turistas también experimenten menos estrés y más satisfacción con su estado de ánimo general y su perspectiva después de regresar de un viaje en comparación con los no viajeros.

5. Cambia la perspectiva

Viajar amplía tus perspectivas, no solo del mundo sino también de ti mismo. Cuando viaja, a menudo se encontrará en situaciones en las que no estaría de otra manera. Te enfrentas a la realidad de vivir fuera de tu zona de confort, que, por más incómodo que sea, te brinda la oportunidad de transformar la forma en que ves las cosas. Los psicólogos señalan que las personas a menudo tienen epifanías mientras viajan , ya que pueden ver sus problemas desde una perspectiva más distante.

Ver de primera mano cómo viven otras personas, casi como ver el mundo a través de los ojos de otra persona, también puede ampliar su visión. Ver cómo viven otras culturas puede obligarte a desafiar tus propias suposiciones y liberar tu mente para experimentar formas alternativas de ser.

6. Incrementa la conexión con los demás y el yo

Viajar ofrece oportunidades para conocer gente nueva con la que de otra forma no tendrías la oportunidad de conectarte. Cuando se encuentra fuera de su zona de confort en un país diferente, es posible que deba buscar orientación en los demás, lo que puede crear una sensación de conexión. Ya sea que obtenga esta conexión al relacionarse con los lugareños, otros viajeros o incluso con aquellos con quienes está viajando, al hacer conexiones sociales o profundizar las que ya tiene, puede mejorar su salud mental y física.

Además, los aspectos sociales de los viajes pueden mejorar su sentido del yo. La investigación ha demostrado que cuando sales de tu zona de comodidad social y te sumerges en culturas diferentes a las tuyas, fortaleces tu identidad personal, incluidos tus valores y creencias, y aumentas tu confianza.





Share:

Artículos relacionados


Comentarios

Disqus

Disqus comments:


Facebook

Facebook comments: